Mandy Moore, de This Is Us, reveló el trastorno que condicionará su segundo parto


La protagonista de This is us explicó en una entrevista por qué sus embarazos son considerados de riesgo.
 

Mandy Moore nos robó el corazón a todos con su participación en This is us, donde interpretó a la entrañable Rebecca Pearson. Si bien la actriz y cantante ya venía haciendo innumerables trabajos en el mundo del espectáculo, el mayor reconocimiento internacional le llegó con este papel. Lo cierto es que ya cosecha millones de fans alrededor del planeta y, aprovechando su masiva popularidad, es que también la utiliza para visibilizar algunas cuestiones importantes sobre la maternidad.


Casada desde 2018 con el músico Taylor Goldsmith, Mandy ya es madre de August -que nació en febrero de 2021- y ahora está por dar a luz a su segundo hijo. En este sentido, hace algunos días contó en una entrevista que estaba obligada a parir sin anestesia debido a que tiene una enfermedad autoinmune que se lo impide.

“Tengo muy pocas plaquetas para poder recibir la anestesia epidural”,

explicó en diálogo con Today Parents. Y agregó, sobre la experiencia de su primer parto:

“Fue horrible, pero puedo hacerlo una vez más, puedo escalar esa montaña de nuevo”.

Mandy Moore brilló junto a Milo Ventimiglia en This Is Us

Por si fuera poco, su embarazo también es considerado de riesgo debido a esta enfermedad, ya que existe un riesgo de sangrado mayor en el momento del parto, tanto si fuera vaginal como cesárea. Entonces, debe estar muy pendiente para saber si sus niveles plaquetarios están estables o no, para lo cual se debe realizar frecuentes análisis de sangre.


Lo que tiene Moore se denomina púrpura trobocitopénica inmune, que es un trastorno ocasionado por los bajos niveles de plaquetas (fragmentos de células que ayudan a coagular la sangre), en el que aparecen moretones o sangrado en el organismo.


Una persona con PTI no debe tomar ácido acetilsalicílico, ibuprofeno o warfarina; porque estos medicamentos alteran la función plaquetaria o la coagulación sanguínea y ocasiona más sangrado.


En tanto, y para cuidar su salud, es que Mandy decidió dar por terminada antes de lo previsto la gira con que venía presentando su último álbum, In Real Life.

“Resulta que estar en un set está muy lejos de estar en un autobús de gira. Era como intentar dormir en una montaña rusa de madera. Fui tonta y pensé: ‘Si lo hice antes, puedo hacerlo de nuevo’. Pero cada embarazo es diferente. Esta vez, además, tengo que cuidar y ocuparme de un niño pequeño. Tenía miedo de afectar negativamente a mi bebé por nacer y su crecimiento”,

había dicho en aquella entrevista.