Los 75 de Brian May: la guitarra que construyó con su padre, la conexión con Freddie Mercury


El músico de Queen alcanzó la gloria con la mítica Red Special. Los inicios en la banda y el éxito. El dolor por la muerte del cantante y su tristeza posterior. Los problemas emocionales contra los que luchó. El doctorado en astrofísica y su notable carrera académica
 

Brian May cumple 75 años. Es uno de los grandes guitarristas de la historia, compositor de temas inolvidables y fundador de Queen.


Es una figura atípica en el mundo del rock. Construyó su carrera como lo hizo con su propia guitarra: artesanalmente, a su manera, sin seguir reglas prestablecidas. Cedió el protagonismo a su cantante sin que los problemas de ego interfirieran en la progresión de la banda, cultivó el perfil bajo y siguió confiando en su voz musical.


Pudiendo reclamar, por talento y capacidad de trabajo, un lugar central, dejó los primeros planos a Freddie Mercury.


Cuando otro se hubiera retirado a disfrutar de los millones y de la fama que Queen le había brindado, Brian, apenas pudo, retomó sus estudios hasta conseguir el doctorado en astrofísica que había dejado suspendido para perseguir sus sueños de estrellato.


Después de grabar el primer disco de Queen, Brian debió tomar una decisión: terminar el doctorado en astrofísica o dedicarse de lleno a la música. Pese a que el álbum no tuvo éxito, él decidió seguir su sueño (Michael Putland/Getty Images)

Brian, con 7 años, veía a su padre tocar el ukelele. Él quería seguir los pasos de su papá. Su pasión nació con la emulación. Primero se acercó al piano, después a la guitarra acústica. Se pasaba varias horas al día con los instrumentos, descubriendo sus sonidos.


También estaba la radio. Los Everly Brothers, Buddy Holly, Chuck Berry, Little Richard, Cliff Richards, los Beatles.


Las canciones que más le gustaban a él tenían la energía de la guitarra eléctrica. Sentía que ese debía ser su instrumento. Cuando pidió una, los padres le explicaron que no se la podían comprar.


Era muy cara para la economía familiar. Brian supo y aceptó que no podría tener ni una Fender Stratocaster ni una Gibson. Pero Harold May, su padre, le propuso un plan alternativo. Que ellos mismos construyeran una. May padre era ingeniero eléctrico: entendía cómo funcionaban las cosas. A nadie en la familia le pareció una idea ridícula. Al final y al cabo, unos años antes, padre e hijo habían creado su propio telescopio.